Mitos y verdades sobre el ateismo

Según investigaciones ser ateo en Estados Unidos es un estigma social tan radicado de representar  un verdadero obstáculo a la carrera profesional de quienes lo demuestran activamente. Newsweek hizo un sondeo recientemente sobre el ateísmo en EEUU y resulta que solamente el 37% de lo estadounidenses elegiría como Presidente a una persona que declarara públicamente ser atea. Los ateos son a menudo considerados como personas intolerantes, inmorales, deprimidas, que solo ven todo el día o ciegas a la belleza de la naturaleza y dogmáticamente cerrados a la evidencia de lo sobrenatural.

John Locke, uno de los grande patriarcas del Iluminismo, creía que el ateísmo “no tendría porque ser tolerado” ya que “promesas, pactos y juramentos son enlaces muy importantes en nuestras sociedades y no encuentran ningún fundamento en los ateos”. Las palabras de Locke remontan a más de 300 años atrás, sin embargo en los EEUU de hoy muy poco parece ser cambiado. Casi el 87% de la población afirma no haber tenido nunca ninguna duda sobre la existencia de Dios. Menos del 10% se considera atea y considerando que los ateos son entre las personalidades más inteligentes y científicamente preparadas de una sociedad, es importante también redimensionar el mito de que la sociedad les impida jugar un papel importante y hacer carrera.

Ateismo

Vamos a desmitificar las creencias más comunes y frecuentes sobre el ateísmo:

Los ateos creen que la vida sea insignificante.

Todo lo contrario: el ateo da mucha importancia y valor a la vida terrena, mucho más que el religioso que está siempre proyectado a lo que sucede después de la muerte en donde se puede alcanzar la felicidad más plena al lado de Dios.

El Ateísmo es responsable de los peores crímenes de la historia.
Regímenes como el comunista de Stalin o el nazista de Hitler son profundamente dogmáticos y están a la base del culto de la personalidad que lleva a las personas a venerar a un líder o un héroe religioso, y a hacer todo lo que él pida, incluso algunos han obligado a otros a ver xxx.

El Ateísmo es dogmático.
El dogmatismo es más típico de las religiones porque no se cuestionan el porqué de una regla o de una afirmación injustificada que no tiene ninguna base científica. El ateo pone en discusión todo como el método científico sugiere.

Los ateos piensan que cada cosa en este universo se haya originado casualmente.
La diversidad y la complejidad del mundo no es el fruto de la casualidad solamente. La evolución es una combinación de mutaciones accidentales y de selección natural. Darwin fue el primero en hablar de “selección natural” para distinguirla de la selección artificial implementada por los criadores de animales. En ambos casos, la selección tiene un efecto no casual en el desarrollo de cualquier especie.

El Ateísmo no está conectado con la ciencia.
Más que nada la ciencia no está conectada con ninguna fe religiosa. Si el 90% de los estadounidenses cree en un Dios personal, el 93% de los miembros de la Academia Nacional de las Ciencias no cree en Dios.